Archive for the 'deporte' Category

15
Dic
09


10
Jul
09

UFC 100: lesna vs mir


Campeonato del peso pesado de UFC
Brock Lesnar vs. Frank Mir

IMPERDIBLE

IMPERDIBLE

Análisis: La revancha más esperada al fin se hará realidad, mientras que Lesnar espera vengar su derrota por sumisión ante Mir en UFC 81 y simultáneamente completar su improbable carrera hacia el campeonato indiscutido en el peso pesado. No ha cambiado mucho desde la primera pelea. Lesnar parece un hibrido de Alexander Karelin y Megatron, mientras que Mir se recuesta en sus sumisiones y sus buenos golpes. Este combate depende de lo que hará Lesnar con su estilo de lucha ampliamente superior. Si el cerebro de Lesnar es tan potente como su boca hiperactiva, usará esa ventaja para evitar que la pelea se convierta en un encuentro de agarres.

A pesar del talento puro y el dominio físico de Lesnar, no tuvo una buena defensa en su pelea con Mir, y esa sospechosa defensa de sumisión será algo que lo perjudicará hasta que demuestre lo contrario. Mientras que la pelea será muy imprevisible en el piso  todo dependerá de la cantidad de adrenalina que Lesnar le inyecte a su ground-and-pound y del juego de sumisión de Mir — la velocidad y la fortaleza de Lesnar hacen de él un luchador mucho más peligroso con los golpes. Si Lesnar hace que esto se convierta en un combate de kickboxing, Mir se pasará el enfrentamiento intentando sobrevivir mientras que busca derribar a su oponente. Lo más probable es que Lesnar encuentre la materia gris de Mir mucho antes de que este último logre el derribamiento.

Factor X: Cuando llegue el momento de pelear, Lesnar será un bloque de músculos de unas 280 libras, de modo que lo que uno se pregunta es cuánto aguante tendrá ante un oponente activo. Una cosa es darle golpes a un probador como Heath Herring durante tres rounds y otra muy distinta es hacer lo mismo ante un probador top. En este punto, Lesnar sigue aprendiendo a medida que experimenta las situaciones y aún no ha descifrado la manera de trasladar todo su talento físico a un deporte que requiere de tanta agudeza técnica. El comienzo del encuentro será duro para Mir, pero si puede aguantar y obligar a Lesnar a trabajar duro por cada cosa que consiga, no habrá sumisión más fácil que una ante un luchador exhausto.

Conclusión: Al ver a Lesnar pelear con Randy Couture en UFC 91, ves a un luchador empezando a hacer la transición de ser una atracción genética secundaria un atleta entrenado. De modo que esto no se ve bien para Mir. Siempre estará presente la posibilidad de que Lesnar pierda la compostura y vaya por un derribamiento como si fuese un toro, pero no hay garantías de que Mir se pueda asegurar una sumisión antes de ser arrollado. Creo Lesnar tratará de que la pelea se haga de pie para hacer que Mir se vaya a la cama sin cenar en poco tiempo.

05
Jul
09

un ultimo tributo


Al hombre, al mito, a la leyenda…Steve Mcnair

Gracias por las 13 mejores temporadas que un jugador puede dar

05
Jul
09

Steve McNair será recordado por su gran competitividad y pasión sin límites


En los momentos posteriores a la dolorosa derrota de los Tennessee Titans ante los St. Louis Rams en el Super Bowl XXXIV, Steve McNair se sentó frente a su casillero en un callado cuarto del Georgia Dome, y lloró.

“Tan cerca”, dijo McNair de la última jugada del campeonato, cuando el receptor abierto de los Titans Kevin Dyson fue frenado por el apoyador de los Rams Mike Jones a 1 yarda de las diagonales y de la anotación del empate. “Estuvo tan cerca”.

ESTUVIMOS TAN CERCA Steve Mcnair

"ESTUVIMOS TAN CERCA" Steve Mcnair

Conocido por su dureza y su inigualada habilidad para jugar pese al dolor (una característica por la cual agradeció siempre a su viejo entrenador en Mt. Olive High School en Mississippi), era raro atestiguar a McNair incluso quejarse durante sus 13 campañas de la NFL, mucho menos llorar de esa manera. Y es por eso que aquellas lágrimas –no la clase de lágrimas que sólo ruedan por las mejillas de una persona– parecían tan incongruentes que no había otra opción que recordarlas para quien las vio.

Ahora, somos el resto de nosotros los que nos quedamos entristecidos por la muerte prematura de un gran jugador y, más que eso, un buen hombre. Pocos jugadores de la NFL se han desempeñado con la clase de competitividad innata que poseía McNair. No muchos hombres juegan con tanta pasión y determinación. Y esas cualidades deben ser lo primero que recuerde la gente de Steve McNair.

“Es un duro SOB, ¿no?”, notó el ex entrenador en jefe de los Baltimore Ravens, Brian Billick, durante la penúltima campaña de McNair con los Ravens, cuando permaneció en la alineación pese a una multitud de lesiones. “Alguien tendrá que arrastrarlo para sacarlo del campo”.

Ciertamente así fue el caso, aún en la estadía de McNair con los Ravens, cuando la potencia en su brazo legendario desapareció, y tenía problemas para hacer llegar el balón campo abajo. Aún durante sus años productivos en la liga –como en el 2003, cuando fue nombrado co-JMV de la NFL junto con Peyton Manning– McNair era un jugador con la determinación para conducirse hasta la grandeza y a sus equipos a las victorias. Y al hacerlo siempre fur un caballero, un jugador que comprendió el a menudo poco popular rol de los medios y ayudaba siempre que le era posible.

Quizás hay algo en los mariscales de campo que surgen de Mississippi que los marca con la clase de dureza que McNair poseía. No puede ser simple casualidad que el jugador más duro de la presente era, Brett Favre, también provenga de este estado. Podría ser un sacrilegio sugerir que McNair poséala brillantez atlética y talento de Favre, periambos hombres ciertamente compartieron un amo por el juego y una dureza que nació de su crianza rural.

Fue apodado como “Air McNair”, pero sus estadísticas por aire no son precisamente prolíficas. Sólo tres veces en su carrera lanzó McNair para 20 o más pases de touchdown, y superó la marca de 3,000 yardas en menos de la mitad de sus campañas en la NFL.

Lo que era, es un guerrero. Su dureza y habilidad para desempeñarse bien cuando estaba lesionado eran claramente de la vieja guardia, y no debe sorprender que McNair se perdió sólo ocho encuentros por lesiones. ¿Hay algún mejor halago para un jugador que decir que era como de la vieja guardia?

Después de su carrera profesional, hubo un debate considerable sobre el valor de McNair para el Salón de l Fama, sobre si debía pertenecer al templo sagrado de los más grandes jugadores de fútbol americano. Mi opinión personal es que McNair era un jugador que pertenece en el Salón de la Fama. Aunque sus 31,304 yardas aéreas superan a los registros de algunos mariscales de campo que ya residen en el Salón de la Fama, McNair no era considerado un jugador de élite, sino uno cuya dureza y temeridad constituian sus estampas personales.

Desde sus días formativos en Mt. Olive High, donde los varios obstáculos sólo le hicieron concentrarse más en alcanzar la excelencia personal, a sus 13 campañas en la NFL, McNair jugó el juego del modo en que debe ser jugado.

El sábado por la tarde, falleció demasiado joven. Y por ello, todos debemos soltar una o dos lágimas.

05
Jul
09

McNair, un verdadero Titán


Según el diccionario de la Real Academia Española, un titán es una persona con una excepcional fuerza, que descuella en algún aspecto. Una segunda definición explica que es una grúa gigantesca que sirve para mover pesos grandes.

Los dos axiomas se aplican a la perfección con Steve McNair.

¿Acaso ha existido un mariscal de campo más fuerte, tenaz y determinado a jugar que el número 9 de Tennessee? Si de mover pesos pesados se trataba, Steve era un especialista. Cómo olvidar la manera de cargarse a sus Titanes en el Súper Tazón XXIV contra San Luis en la última serie — si se quedaron cortos una yarda no fue por su culpa. Las 40 que avanzaron antes fueron gracias a sus piernas o brazo.

Con él en los controles, siempre tenían sus Titanes posibilidad de ganar.

En su caso, olvídense de las estadísticas, el único número que contaba era el de tener más puntos que el rival y punto.

Era el perfecto mariscal de campo, nunca se quejaba y siempre estaba lastimado, pero no importaba cual fuera la lesión, siempre estaba disponible para jugar. En incontables ocasiones, no pudo practicar durante la semana, pero el domingo era el primero en saltar a los emparrillados.

Era tal su necedad por jugar y no fallarle a sus compañeros, que su esposa tuvo que estudiar enfermería para poder ayudarlo a recuperarse en su casa lo más rápido posible; además, él mismo dijo que lo anterior le ayudó a alargar su carrera. Varias noches, los McNair no durmieron en la misma habitación por lo severo de las lesiones. Steve se quedaba en un cuarto acondicionado para su comodidad en el 1er piso.

Una vez en el juego, para McNair no importaba cual fuera la situación, si tenía que lanzar o correr, si tenía que superar por fuerza o agilidad a las defensivas.

Suena incoherente, pero en el violento mundo del fútbol americano Steve sobresalía por ser un caballero. Nunca alzó la voz a nadie, ni a sus rivales. Pero una vez tenía el ovoide en sus manos, comandaba a sus legiones con el valor de un verdadero guerrero. Sin lugar a dudas, era el mariscal más difícil de derribar — sólo Frank Tarkenton y Steve Young lograron lanzar y correr para más yardas que él.

Steve McNair se ganó a pulso el respeto de propios y extraños, fue un magnífico atleta que tuvo que trabajar muy fuerte para hacerse de un nombre en la NFL.

La ofensiva de los Titanes era un ataque aéreo limitado por diseño. Steve no tenía el brazo más poderoso, ni tampoco tenía a los mejores receptores. Aparte, las defensivas sabían que por aire no superaban las 15 yardas y que el líder receptor era su ala cerrada Frank Wycheck. Eran más que nada una ofensiva de poder, por tierra y aire; con Eddie George y el mismo McNair, cada partido era un verdadero desafío, en cada jugada pagaba un precio, un precio muy alto .

Fue un guerrero silencioso, nunca se quejó de nada. Quienes lo conocieron dicen que fue un buen hijo, un buen padre, un buen compañero…

Descansa en paz y que Dios tenga misericordia de tu alma, Steve.

05
Jul
09

muere steve mcnair


El ex quarterback de los Tennessee Titans, Steve McNair, fue encontrado muerto el sábado en un apartamento en el centro de Nashville, Tenesí, según confirmó la policía.

El cádaver de McNair presentaba varios impactos de bala, incluyendo uno en la cabeza. Una pistola fue recuperada por las autoridades. Se informó asimismo que el cadáver de una mujer de 20 años, identificada como Sahel Kazemi, se encontraba en el suelo, cerca del ex quarterback. Kazemi, catalogada como “amiga” de McNair, presentaba un impacto de bala en la cabeza.

El vocero policial Don Aaron confirmó que la policía acudió a una vivienda tras un llamado y encontró allí muertos a McNair y la mencionada mujer. Ambos habían sido baleados, pero Aaron dijo que las autoridades aún no saben qué sucedió.

El incidente sucedió cerca de la 2ª South y Lea Ave. en Nashville. Las autoridades fueron alertadas luego de que Wayne Neeley, quien rentaba el condominio junto a McNair, halló los cadáveres.

McNair jugó 13 temporadas en la NFL, 11 de éstas con los Titans. Sus últimas dos campañas las dedicó a los Baltimore Ravens y se retiró terminada la temporada 2007.

Fue elegido 3º en el draft de 1995 por los ex Houston Oilers, luego de asistir a la Universidad de Alcorn State.

La Familia McNair divulgó una declaración a través de Bus Cook, agente del ex quarterback, en la que “agradecen las muestras de solidaridad y las oraciones durante este momento tan difícil”.

Por su parte, Eddie George, ex colega de McNair en la plantilla ofensiva de los Titans, dijo que inicialmente descartó la noticia como un simple rumor.

DESCANSE EN PAZ

DESCANSE EN PAZ